Dale campeón, dale campeón

Peñarol venció 4-3 a Nacional el domingo en el Polideportivo de Las Piedras por la semifinal del Campeonato Uruguayo sub-20, donde el conjunto mirasol cortó una racha de cuatro años sin sumar títulos y supo revertir un resultado adverso para volver al festejo en la categoría juvenil.

Instancia del certamen que arribaron los planteles carboneros y tricolores por haber ganado el Torneo Apertura y Clausura respectivamente, siendo el equipo dirigido por Gonzalo Fresia quien al obtener la tabla anual contaba con la ventaja deportiva, la cual se aprovechó en el encuentro de la jornada dominical.

Nacional inició con Juan Luketich, Facundo Pérez, Richard Modernell, Yhordi Segui e Ignacio Borche, quinteto que se repitió tal cual se observó en el transitar de la temporada. En tanto, Peñarol formó con Juan Pablo Silveira, Agustín Luna, Nicolás Lorenes, Facundo Sosa y Nicolás Martínez, quienes no tuvieron un comienzo prolijo y ordenado, ya que las desatenciones defensivas mostraron falencias en diferentes zonas de la cancha.

Ocasiones de peligro que fueron continuas por parte del equipo albo, el cual inquieto el fondo aurinegro y complicó con la velocidad de Modernell y acercamientos de Pérez de buenas apariciones. Oportunidad de pelota quieta en los pies de Segui que finalizó con la apertura del tanteador tras un potente puntazo que transitó por una barrera que se organizó de mala manera.

La anotación del primer gol sirvió de golpe anímico para el tricolor, ya que aprovechó el momento y encontró la segunda anotación en una jugada personal de Modernell, la cual se cerró con el tanto de Borche al minuto de la primera concreción.

Superioridad de Nacional en escenario, desprolijidad del plantel mirasol, y una consecución de tarjetas amarillas que mostraron la situación compleja por la que atravesaban. Pero la carta clave se posicionó en el ingreso de Franco Fuetes. Autor del descuento en el momento justo. Meridiano del periodo inicial, y un 2-1 que equilibró el juego de manera rotunda y justificada.

Tramo final de la primera parte y el envío de un balón aéreo pegó en la mano de Juan Martín Castro. Infracción pitada por los árbitros del cotejo, con acierto y sin discusiones, la cual el capitán Luna transformó en gol para ir al descanso igualados 2-2. Partido vibrante, entretenido, con una confirmación de lo que verdaderamente estaba en disputa.

Complemento que no tuvo goles, pero mostró una solidez por parte de Peñarol que fue fundamental para afrontar el alargue. Minutos del brasileño Caio Ferreira que fueron intensos, interesantes y con un grado de peligrosidad que se transmitió al resto de la plantilla. Apuesta en Maximiliano Barnada que fue acertada, generó movimientos de claro análisis y suplantó a Martínez en el pívot con total altura.

40 minutos de juego que tuvieron todo lo que en una final debe aparecer. Niveles de los jugadores que fueron altos en todas las zonas de la cancha, y una entrega que le dieron emoción, atractivo y un entretenimiento que fue constante para las pocas personas que se acercaron al escenario de Las Piedras.

Igualdad en el marcador que obligó a la disputa de un alargue de 10 minutos, ya que en la jornada debía finalizar con un ganador. Primer tiempo suplementario que puso a Nacional en quinta falta acumulada, hecho que le permitió al aurinegro tener una chance de sexta, pero Fuentes encontró la solidez de Luketich que pudo contener el potente disparo.

Expulsión de Nicolás Lorenes por doble amarilla bien concretada por la dupla conformada por Aecio Fernández y Fernando Melo, quienes cumplieron un rol correcto en su trabajo, donde la única polémica se da en el gol previo de Segui para poner el tercero tricolor. Situación que se dio en la mitad de la cancha, siendo Peñarol el equipo del reclamo tras un derribo que generó Germán Machín sobre su rival, jugada que terminó con el 3-2 por intermedio del capitán albo.

Segundo tiempo suplementario que fue todo mirasol. Cansancio, desgaste y malas decisiones de Machín que le costaron caro al plantel de Roba, ya que dos sexta falta dieron vuelta el marcador y finalizaron con un festejo carbonero que dejó atrás los años de sufrimiento, dolores de cabeza y una generación de jugadores que cargaban con una mochila enorme de derrotas y fracasos.

Nacional fue de más a menos, con una cuota de esperanza que se despertó en el gol de Segui, pero las actuaciones del Superclásico del Torneo Clausura no se repitieron, y se hicieron notar a la hora de las definiciones, ya que no se mostraron en su habitual rendimiento y le pasó factura en el segundo tramo del cotejo. Segui fue la figura, acompañado de destellos de Machín y una irregularidad de Pérez que por momentos se llenó de elogios.

Por su parte, Peñarol resolvió el partido en dos nombres: Juan Pablo Silveira y Franco Fuentes. El primero en mención volvió a decir presente en un arco que se selló tras el empate de su equipo en el periodo inicial. Y sobre lo hecho por Jope, cabe destacar su responsabilidad en los lanzamientos de sexta falta, ya que erró uno, pero concretó el fundamental para encaminar un triunfo que finalizó con el gritó de campeón 2018.

Detalles del encuentro:                                             

Nacional 3 – 4 Peñarol (en Las Piedras)

Goles: Yhordi Segui e Ignacio Borche (Nac); Franco Fuentes y Agustín Luna (Peñ)

Goles de alargue: Yhordi Segui (Nac); Santiago Espel y Franco Fuentes (Peñ)

Twitter – @Guille263