Experiencia inolvidable

Todo está puesto en el Sudamericano sub 20 que se disputará del 11 al 18 de diciembre en Uruguay, exactamente en las ciudades de Montevideo y Canelones, con la presencia, en principio, de las 10 selecciones afiliadas a la Conmebol, las cuales tras dos años de espera, intentarán destronar a Brasil de la obtención de su séptimo campeonato consecutivo.

Pero con respecto a lo mencionado anteriormente, es que Diego D’Alessandro aprovechó el amistoso ante la canarinha del domingo 20 de noviembre para citar y hacer partícipe a siete juveniles que están dentro de la plantilla con objetivo a la competencia, los cuales vivieron un fin de semana de aprendizaje y conocimiento compartiendo con sus compañeros Mayores y sin dudas, con nombres que son relevancia en el mundo, como son los casos de Falcao, Rodrigo y Tiago, campeones mundiales e íconos de un deporte en el cual ellos han sido fundamentales para su crecimiento y expansión.

Juan Rafuls, Manuel Tangari, Martín Aldave, Luciano Cosentino, Lucas Vera, Juan Torres y Ezequiel Leizagoyén fueron los elegidos para realizar el viaje a la ciudad de Belo Horizonte, lugar donde se realizó el Desafío Internacional, al cual se le sumó un amistoso el sábado ante Minas Tenis Club, equipo que milita en la liga brasileña y tiene un importante poderío en la región de Minas Gerais. Una institución que cuenta con 60.000 socios activos y un edificio que cuenta con diferentes deportes e instalaciones que no existen en ningún rincón del territorio uruguayo.

Rendimientos excelentes en cada uno de los citados. Jugadores que tuvieron importantes minutos ante una plantilla que estuvo compuesta por sub 17 y sub 20, pero en donde no se notaron las diferencias etarias. Intervención de Juan Rafuls en el segundo tramo del cotejo con una aceptable seguridad, inteligencia y altura para ordenar y llevar adelante un plantel que mostró puntos altos en la aplicación de los pedidos que el técnico D’Alessandro hizo.

Leizagoyén mostró soltura, firmeza y una marca correcta. Jugador de buen pie, quien tuvo aciertos en varios sectores de la cancha. Valores que se observaron durante el campeonato local y son expuestos a nivel internacional, en un roce que sin dudas aportó mucho en el aprendizaje de los juveniles.

La revelación y figura de la competencia uruguaya tuvo una actuación que fue de menos a más. Complicados minutos en el inicio, pero su compromiso y reacción a tiempo fue clave para dar su apoyo en el partido. Paciencia, característica que mostró Juan Torres para sobrellevar un juego en el cual fue fundamental. Logró explotar su velocidad y buen manejo del balón, sin dudas que tendrá una relevante presencia en el Sudamericano.

Segundo tiempo para Martín Aldave y Luciano Cosentino, pausa y marca, dos ítems en el respectivo orden para los mencionados. Se acoplaron a la perfección y no tuvieron una tarea fácil, ya que el equipo brasileño dominó en un importante tiempo la ofensiva, pero el juvenil de Malvín no dejó avanzar el ataque rival, buen porte.

Pívot, contención, firmeza y oportunidad en ataque. Puntos que brinda Lucas Vera a una selección que tiene rendimientos a destacar que complementan la función del joven de Old Christians. Físico que permite realizar la clásica tarea de un hombre de área, aguante y descarga. Complicaciones para el giro, pero resoluciones que fueron inteligentes ante la presión que opuso el oponente. Crecimiento de un jugador que tiene “pocos días” en el deporte, pero pasa desapercibido ese reciente inicio en la competencia.

Por último, la pieza clave del plantel. Manuel Tangari, juvenil que desnivela y le brinda un toque diferente a una plantilla celeste. Pausa, creación, juego vistoso y un orden que le da serenidad a compañeros que se sienten identificados con un nombre que explota continuamente. Elogios para quien jugará su segundo Sudamericano de la categoría.

Por Guillermo Graña // Twitter: @Guille263