Triunfo clásico de título

Peñarol superó 4-3 a Nacional el domingo en el Polideportivo de la ciudad de Las Piedras por la 7ª fecha del Torneo Apertura sub-20, victoria que le permite al conjunto aurinegro acercarse a la obtención del primer título corto del año a falta de dos fechas para culminar la actividad del semestre inicial.

Equipo carbonero que llegó a la instancia clásica con siete triunfos, puntaje ideal y un rendimiento que se centró en piezas claves de la plantilla, tales son los casos de Juan Pablo Silveira, Agustín Luna, Facundo Sosa y el pívot Nicolás Martínez, quienes son la columna vertebral de un elenco que se reforzó y trabajó para conseguir como sea el lauro máximo de la categoría.

Por su parte, Nacional arribó al encuentro importante con momentos irregularidades a lo largo de la temporada, y con un empate en el pendiente de la 4ª fecha ante Urupan, que confirmó el inestable presente que transitaba el conjunto dirigido por Aníbal Roba, pero lo expuesto en la jornada dominical fue más de lo que se esperaba en cotejo levemente inclinado para la visita.

Plantel local que inició con Juan Luketich, Facundo Pérez, Yhordi Segui, Danilo Núñez e Ignacio Borche, quinteto que mostró la sorpresa en el inesperado ingreso del ex-ITS Pérez, el cual se desempeñó en la zona defensiva y su actuación fue correcta en los minutos de oportunidad. En tanto, los conducidos por Gonzalo Fresia formaron con Juan Pablo Silveira, Agustín Luna, Facundo Sosa, Caio Ferreira y Nicolás Martínez, quienes centraron su juego en la figura de Sosa, el cual volvió a demostrar su excelente nivel y la estupenda temporada que viene realizando.

Primeros minutos con un juego que se posicionó y transitó en los pies de Peñarol. Un alto porcentaje de posesión que le permitió avanzar en la cancha y adueñarse de ciertos sectores que fueron dominados en el inicio del cotejo. La utilización de las bandas por parte de Sosa fueron fundamentales y por el mencionado lugar apareció el disparo al centro que dio en el jugador tricolor Pérez y culminó con la anotación en su propia meta del 1-0 parcial para la visita.

1-0 que parecía motivo para una arremetida de Peñarol, pero el orden, la solidez y el sostén para aguantar el golpe de la apertura del tanteador, fueron fundamentales para que Nacional levantara cabeza y se transformara en protagonista y dominador de la primera parte del compromiso. Rotación e ingreso de Germán Machín, jugador que fue insoportable en área rival, y le generó más de un inconveniente al cierre Luna. Potente, efectivo y peligroso en su tarea, es que se mostró el atacante albo, el cual desarrolló un juego que fue creciendo con el pasaje del tiempo.

Acumulación de la quinta falta por parte del aurinegro y la posibilidad desde el punto de la sexta infracción, para que Machín cambie la ejecución por gol e iguale el cotejo en el tramo final del compromiso. Paridad justa para lo que el trámite del cotejo expuso y equilibrio que se hizo notar tras la buena actitud que el tricolor adoptó tras el tanto en contra que recibió.

Buen trabajo de Pérez en Nacional, quien permitió la rotación continua de los laterales que hicieron una labor importante en la explotación de las bandas. Caso de Juan Martín Castro y Richard Modernell, los cuales variaron en el carril izquierdo y colaboraron sin deslumbrar sobre el mencionado sector de la cancha.

Primera mitad que se cerró 1-1 en el escenario de la ciudad de Las Piedras con una balanza que se inclinó para el conjunto local, el cual acomodó el juego y su idea se plasmó en cancha, siendo preciso y peligroso en el área. Actuaciones correctas de Machín en el equipo albo, y un acierto en la función a cumplir por Sosa en el aurinegro, juvenil que fue de menos a más y confirmó su excelente nivel.

Complemento que mantuvo los quintetos que finalizaron los 20 iniciales, y a raíz de lo mencionado, es que Machín volvió a tener un duelo importante en zona rival ante Luna, donde ambos demostraron su enorme capacidad para anular o hacer ofender. Pero a los 4 minutos, el pívot tricolor marcó el 2-1 tras un excelente giro.

Nicolás Martínez no tuvo su mejor encuentro, y poca fue la aparición que tuvo en valla contraria, pero su cuota de gol y su aporte se hizo presente, y un error defensivo de Nacional, el goleador anotó el empate de manera inmediata. Jugador que no repitió actuaciones destacadas antes observadas, el cual igualmente sumó una relevante cantidad de tiempo en cancha.

Ante lo escaso que demostró Martínez, es que el técnico Fresia apostó al ingreso de Maximiliano Barnada, juvenil que sirvió de apoyo y respaldo para el descanso de su compañero, y quien a los 10 puso el 3-2 con el que Peñarol volvió a ponerse al frente en un cotejo que se mostró entretenido, dinámico y de enorme intensidad.

Desgaste, trabajo complejo, y sin tener sustituto, es que Luna tuvo que resolver cómo contrarrestar lo insoportable que se observó Machín. Nueva aparición de este último en mención que igualó el cotejo 3-3 sobre el tramo definitorio. Sin recambio, y con un bajo rendimiento de Ignacio Borche y Akim Rodríguez, es que Machín se transformó en la figura de Nacional en el partido.

Pero el potencial, la diferencia física y el adelantamiento de las líneas en busca del triunfo, es que le permitió a Peñarol concretar el 4-3 a falta de 2 minutos para el pitido definitorio. Disparo potente, desde afuera del área, fue el conectado por Luna que le dio la victoria a un carbonero que terminó en mejor condiciones el duelo clásico. Tremendo trabajo en defensa, y un cansancio que no importó para aportar en el marcador.

Trámite que se equilibró sin esperarlo en la instancia previa al duelo. Figuras que se centraron en Machín, Pérez y Segui en Nacional, quienes fueron el balance y la estabilidad que necesitó en cada gol que recibió en contra. Por el lado de la visita, Juan Pablo Silvera deslumbró en su función y sin dudas tuvo atajadas fundamentales para salvar en más de una ocasión su valla. Luna y Sosa completaron el podio aurinegro.

Acierto y efectividad en la utilización de Barnada, minutos para Franco Fuentes, quien sin errores demostró su capacidad para encontrar un lugar en el potente plantel carbónero, y un Nicolás Lorenes que no estuvo a la altura del encuentro, el cual se cargó de faltas innecesarias.

Tres unidades, y tercer clásico consecutivo en la categoría ganado por Peñarol. Quedó a una victoria de obtener el Torneo Apertura y su puntaje perfecto demuestra su excelente momento en la competencia. Varios puntos a destacar, pero algo que no se podrá pasar por alto, el escaso juego colectivo que por momentos expone. Un exagerado y continuo trabajo individual que opaca todo lo que uno espera ver de la disciplina.

En la próxima jornada enfrentará a Elbio Fernández, de ganar, se consagrará campeón de la actividad del primer semestre, y de esa manera obtendrá un cupo para definir el Campeonato Uruguayo 2018. Silveira figura, seguridad de Luna, y desnivel de Sosa que confirman el podio de un carbonero que ganó con total capacidad el Superclásico sub-20.

Detalles del encuentro:

Nacional 3 – 4 Peñarol (en Polideportivo de Las Piedras)

Goles: Germán Machín x3 (Nac); Agustín Luna, Maximiliano Barnada, Nicolás Martínez y Facundo Pérez e/c (Peñ)

Próxima fecha: Nacional vs Rocha F.C; Peñarol vs Elbio Fernández

Twitter – @Guille263