Un rumbo positivo

Uruguay perdió ante Brasil 3 a 2 el domingo por la mañana en el gimnasio de Minas Tenis Clube, escenario que se presentó con 3600 espectadores, capacidad colmada y un espectáculo que tuvo un excelente desempeño de la selección uruguaya a pesar de la caída amistosa.

Primer tiempo que culminó 1-0 a favor de la celeste, en donde los conducidos por Diego D’Alessandro inquietaron el fondo brasileño y abrieron el marcador en los pies de Xande, jugador que se unió al proceso por primera vez y su apuesta dio un resultado sumamente positivo, dejando una imagen que sin dudas aportará en un futuro no tan lejano.

Comienzo con rendimientos que no fueron los mejores, tales son los casos de Gabriel Palleiro y Federico Fedele, con pases que no estuvieron finos, y distracciones que generaron peligro sobre la valla de Mathias Fernández, pero errores que fueron corregidos a tiempo, gracias a su elogiable experiencia y conocimiento del duelo internacional al que se enfrentaron. Por su parte, lo hecho por el Pescado, Richard Catardo y Daniel Laurino fue de menos a más, siendo claves en el robo de balón y en la búsqueda exacta de la acumulación de faltas del rival.

Tanto Catardo como Laurino tuvieron aciertos fundamentales y decisiones bien tomadas a la hora de encontrar huecos para sacar el balón de su territorio. Ayuda que fue complementada por Ignacio Salgués, quien apoyó en la marca, sin deslumbrar en la zona ofensiva, haciendo un trabajo de gran valor para mantener un equilibrio defensivo que Uruguay lo supo manejar a la perfección.

D’Alessandro busco el momento para darle minutos a los juveniles Manuel Tangari y Martín Aldave, dos piezas con un enorme crecimiento, los cuales se amoldaron en un cotejo de máxima exigencia como suelen ser ante Brasil y sacaron adelante todos los pedidos del entrenador. Sorprendente lo de ambos jugadores, quienes sumaron experiencia indiscutible para lo que se aproxima en nuestro país, que será el Sudamericano sub 20.

Complemento del compromiso que tuvo un rápido gol de Falcao, Estrella que encontró un tanto que igualó el marcador, el cual se estiró a los 5 minutos por intermedio de Leandro Lino. Joven brasileño, quien supo jugar el Sudamericano sub 20 en 2014 y el juego amistoso ante Paraguay hace varias semanas atrás. Nombre tenido en cuenta en ese plan recambio que transita el conjunto norteño, en este caso, de la mano de André Bié.

A falta de 4 para el final, Marcel, jugador que ingresa dentro de esos “nuevos” que serán tenidos en cuenta, anotó el tercero. Brasil sacó distancia y Uruguay sufrió complicaciones a la hora de escapar de la presión que generó su rival de turno. Habrá que destacar ante todo, el orden, prolijidad y concentración que se notó en un alto porcentaje del partido, puntos clave para llevar en este tipo de compromisos, el cual fue bien manejado por los celestes.

Xande de los Santos se destacó y anotó los dos tantos celestes, el segundo a falta de 1 minuto para el pitido definitorio. Hombre que se sumó al plantel, el cual lo recibió de la mejor manera. Humildad, aporte y un entendimiento que sirvió para llevar un equilibrio estupendo en un duro enfrentamiento. Sin dudas que dará una mano importante de acá a los torneos que se acerquen y habrá que destacar la relación de verdadera afinidad que existió con la plantilla.

Uruguay realizó un correcto compromiso. Cuidó las marcas e intentó generar jugadas ofensivas que le dieron trabajo al golero Deivd. No se dejó sobrepasar por lo momentos complicados que hubo en el partido y sacó adelante un partido que en lo previo se presentaba como ideal para Brasil, ya sea por su localía como los nombres que aparecían en la lista de convocados. Orden y concentración, dos puntos de destaque en una selección que dejo una imagen favorable ante una de las mejores selecciones del mundo.

Detalles del encuentro:

Brasil 3 – 2 Uruguay (Minas Tenis Clube, Belo Horizonte)

Goles: Falcao, Leandro Lino y Marcel (B); Xande (2) (U)

Desde Belo Horizonte. Guillermo Graña // Twitter: @Guille263